viernes, 17 de julio de 2015

Informe sobre el accidente de B747 en Afganistan


Estoy seguro de que todos recordamos estas imágenes:


Según publica la revista Flying, hay algunas conclusiones cuando menos curiosas en el informe presentado por la agencia de seguridad aérea americana, la NSTB.

El avión, un B747 de National Airlines que inicialmente habia sido diseñado para pasajeros y luego reformado para carga perdió entró en pérdida y perdio el control poco despues del despegue en el aeropuerto Afgano de Bagram en Abril de 2013 por una serie de causas que resultan realmente dificiles de entender y explicar.

Para empezar, la carga incluia el transporte de cinco vehículos resistentes a minas (MRAPs), excepcionalmente pesados debido a su blindaje cuando según el manual de vuelo sólo podian transportar uno como máximo.

Durante el despegue y ascenso incial, al menos uno de ellos rompió las sujecciones lo que hizo que se moviera hacia la parte posterior del avión desplazando el centro de gravedad del avión. Por si esto fuera poco malo, (en si mismo podría explicar el accidente segun se ve en el video con la actitud del avion), en su desplazamiento -presumiblemente violento- rompió varios sistemas hidráulicos y parte del estabilizador horizontal.

Lo mas ac*j*nante del caso es que según el informe tanto los pilotos como los responsables de la carga sabían que algunas de las sujecciones de los vehículos estaba en mal estado y ya había dado problemas en vuelos anteriores dejando la carga suelta.



 

sábado, 11 de julio de 2015

A380 de Malaysia Airlines en Madrid


La primera noticia me llegaba el martes, via Twitter de @DCarrionF:




Pero no había nada mas. Incluso preguntando a la cuenta oficial de controladores, nadie sabia nada. Parecía ser un vuelo no estándar, tal vez para transportar (se decía) al Real Madrid en la gira asiática australiana (gracias @Eskartin). Como no soy muy futbolero, ni siquiera sabia que había tal cosa.

Ayer, viernes, por la tarde, Jorge Guardia confirmaba que el avión efectivamente estaba despegando con numero de vuelo MH8706. A partir de aquí ya se le podía seguir por FlightRadar24 aunque, curiosamente, no se sabía el destino del vuelo (lo que, por otra parte, dificultaba el saber la hora de aterrizaje).




En fin, que tras pensar un poco si merecia la pena el madrugón previsto (calculando por comparación con otros vuelos, la hora de llegada estaría alrededor de las 07:00) decidí que si, que hacia mucho tiempo que no iba a hacer fotos a Barajas y para una vez que en Barajas había algo mas de A320 de Iberia habia que aprovecharlo.

Asi que a las 5:30 sonó la alarma. No tenía muy claro por donde estaría en esos momentos el avión ni si habia tenido viento en cola y habría llegado antes. Mirando en FlighRadar resulta que en lugar de entrar desde el sur, como esperaba, había dado una vuelta por Alemania. Aún me quedaba un rato para poder cazarlo cómodamente. Además, aunque la previsión de ayer era que Barajas estaría en configuracion sur (mal asunto porque no conozco ningun punto interesante para hacer fotos ahí), veía que todos los aviones estaban entrando con configuracion norte. Buena noticia. Hora de salir



En 20 minutos estaba ya en el punto de spotting que habia elegido, y poco después se me unía otro grupo con las cámaras preparadas. Llegó un 777 de Thai, un par de A320s ... y finalmente aparecieron los 4 motores con las alas curvadas en la lejanía.


Esta es la 3 visita (la segunda fué un aparato de Lufthansa con una emergencia médica) de un A380 a Barajas. La primera, hace ya 5 años, os la conté ya por aquí. En aquella ocasión había mucha mas gente. Esta vez entre la falta de noticias y el madrugón supongo que habrá menos fotos del evento. Aqui os dejo las mias, que también podéis ver en el correspondiente álbum de flickr










 

viernes, 10 de julio de 2015

La (doblemente) increíble historia de Thomas Fitzpatrick


Esta es una de esas historias poco contadas y de las que en un primer momento dudas instintivamente de su veracidad. Pero cuando ves que la fuente es el New York Times y que además publicó la noticia en su momento, asumes que aunque increible, debe ser cierta.


El caso es que, según parece, el 30 de Septiembre de 1956, Thomas Fitzpatrick estaba a eso de las 3 de la mañana tomando unas copas en un bar de la Avenida de San Nicolás, en Nueva York, cuando en evidente estado etílico apostó a que era capaz de aterrizar un avión enfrente del bar donde estaban bebiendo. Algunas fuentes dicen que además apostó a que lo hacía en 15 minutos.

Dicho y hecho, cogió su coche y se fué al cercano aeropuerto de New Jersey donde «tomó prestada» una Cessna 140, despegó sin establecer contacto de radio y sin encender las luces del avión y aterrizó al lado del bar. Los testigos (que a saber también en que estado se encontraban) lo calificaron además como un excelente aterrizaje, y asi lo publicó el New York Times. Según parece, su intención era hacer la toma en un parque que había cerca de la George Washington High School, pero se encontró sin iluminación y decidió aterrizar directamente en la calle.

La escuela de vuelo propietaria del avión no presentó cargos contra Fitzpatrick, así que la aventura se saldó con solo una multa de 100$ dado que las ordenanzas municipales prohibían aterrizar en la calle (!)

Pero ahí no acabó la cosa: Dos años despues, el 4 de Octubre de 1958, nuevamente bebiendo en un bar de madrugada se repitió la historia: tomó nuevamente una avioneta en New Jersey y aterrizó otra vez en plena calle de Nueva York, esta vez en el cruce de la calle Amsterdam con la 187th, enfrente de la universidad de Yeshiva. Según parece, tomo tierra nuevamente con una envidiable pericia entre los coches aparcados. Como veréis en la imagen que he capturado con Google Maps, no es que sea precisamente una enorme avenida:



Esta vez la «broma» no le salió tan barata y paso 6 meses en prisión por, según la sentencia, llevar objetos robados en la ciudad.

Pero lo mejor de todo fue su declaración de porqué habia vuelto a hacerlo: dijo a la policía que había hecho este segundo vuelo porque el dueño del bar donde estaba bebiendo no había creido que habia hecho el primer vuelo.


¡Niños, no hagáis esto en casa!