sábado, 28 de enero de 2012

Adios Spanair, adios



Aunque los rumores llevaban ya unos cuantos días escuchándose, ayer a media tarde empezaron a escucharse con mas fuerza las voces que hablaban del cese de actividades inminente de Spanair, y un par de horas mas tarde la información prácticamente confirmada era ya portada en todos los periódicos nacionales.

Spanair se creó en 1986 con la intención de realizar sobre todo vuelos charter aunque con el tiempo fué ampliando horizontes y llegó a tener lineas regulares intercontinentales con una flotilla de tres Boeing 767 en su época de mayor expansion.

En los primeros años del siglo XXI comenzó un declive que llevó a la compañia a deshacerse de los aviones de largo recorrido para centrarse en medio y corto alcance intentando recuperarse financieramente. Las previsiones no resultaron correctas y cuando la compañía estaba preparando un expediente de regulación de empleo ocurrió el accidente del vuelo JK5022 durante el despegue en Barajas.

El Sunbreeze que sufrió un accidente en agosto de 2008


En los dos últimos años, la aerolínea había estado recibiendo subvenciones de la Generalitat catalana mientras negociaba la entrada en el accionariado de Qatar Airways. Hace solo un par de dias se supo que Qatar finalmente no aportaria capital, y la Generalitat tampoco ha querido continuar aportando dinero a un proyecto que no se veia nada claro.

Como siempre, algunos parecen alegrarse con la situación o al menos intentan sacar réditos del hecho de que en los dos últimos años (de un total de 26 de historia de la compañia), el gobierno catalán hubiera subvencionado la aerolinea:








... lo que me lleva a un par de razonamientos: el primero, que probablemente haya sido mejor así en lugar de continuar gastándo dinero inutilmente. Mejor haberlo gastado en Spanair, empresa española y que estaba a la espera de inversion extranjera para promocionar el turismo (que parece ser el unico negocio que nos queda en España) que hacerlo, como se sigue haciendo con otras compañias de bajo coste RyanAir.

Segundo: tanto anti-nacionalismo (que nadie se equivoque: si hay algo que yo definitivamente no soy, es nacionalista de ningun tipo, ni siquiera nacionalista madrileño) y tanto señalar con el dedo a una parte de España me recuerda a un reciente artículo de Roberto Pla: o salimos todos juntos de esta o (una vez mas) no salimos. Y en este caso, el no poner la mirada en los más de 2000 puestos de trabajo directos y mas de 1000 indirectos que se pierden, y aprovechar para hacer política contra los enemigos ideológicos de cada cual, me hace plantearme una vez mas que clase de prensa irresponsable tenemos.

Tras este cierre, queda por ver como conseguirán acomodo los pasajeros que tenían billetes comprados y quien se queda tanto con la flota, como con parte del personal como con las rutas que operaba Spanair, y en particular la conexión con las Islas Canarias.

Según parece, anoche en los últimos vuelos, las despedidas en las distintas frecuencias de radio fuero continuas. Me cuesta imaginar como se sentirian los pilotos que, aunque ya hubieran oido campanas, se encontraron con que ese era su último vuelo minutos antes de hacerlo.

Enlace: Mis fotos de aviones de Spanair en flickr

Tambien lo han comentado en Avion Microsiervos, Surcando los cielos, ProMedia o AviacionD, entre otros que seguro que se me pasan.


Hasta siempre, Spanair










2 comentarios:

  1. Menos competencia, peor futuro para los sufridos viajeros.
    Yo particularmente volaba mucho con ellos.
    Mi tarjeta de viajero frecuente al carajo, ahora que tenía para un viajecito...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. la desgracia de algunos es el beneficio de otros, es ley de vida, pero los empleados lo tienen mucho peor, saludos

    ResponderEliminar