jueves, 18 de junio de 2015

50 años del primer aterrizaje automatico en un vuelo comercial




El pasado dia 10 de Junio fué el 50 aniversario del primer aterrizaje completamente automático realizado en un vuelo comercial. La «hazaña» corrió a cargo de un Hawker Trident 1 con matrícula G-ARPR operado por BEA (actual British Airways) en un vuelo desde París a Londres.

Cuando se realizó este vuelo con pasajeros el sistema llevaba ya unos años funcionando (mas de 13.000 aterrizajes automáticos) en entornos controlados. El vuelo BE343 fué el primero en realizarlo de forma comercial. Los pasajeros recibieron un diploma conmemorativo


El sistema de autolanding fue desarrollado en su practica totalidad en Inglaterra. Lo que tiene su lógica teniendo en cuenta la habitual niebla de Londres que hacía que muchos vuelos tuvieran que ser desviados o demorados por causas meteorológicas. Para su funcionamiento, es necesario que el avión disponga al menos de un sistema de ILS CAT-II o CAT-III (altitud de decisión de 100 pies o 50 pies) , un ordenador de vuelo capaz de manejar tanto los 3 ejes del avión como la potencia de los motores, y un radioaltímetro. Hasta la incorporación de este último elemento, la aproximación se podía realizar hasta pocos metros por encima del suelo, pero con la incorporación de este sistema de precisión se consiguió que el aeroplano fuera capaz también de comenzar a hacer «la recogida» (en inglés flare: levantar el morro para detener el descenso y posar el avión suavemente) a pocos metros del suelo y cortar gases justo en tierra.

Un avion centrado en el ILS vertical y horizontalmente. Imagen de instrument.landingsystem.com donde tienen una muy completa explicación del sistema ILS

El sistema de aterrizaje automático se usa intensivamente en la actualidad en muchas ocasiones y de hecho hasta donde yo se (que alguien me corrija porque no estoy 100% seguro) es obligatorio su uso en condiciones de muy baja visibilidad.

La verdad es que no veo yo a un piloto humano aterrizando con mucha tranquilidad en un escenario como el del siguiente video:



En estos 50 años sólo ha habido un accidente directamente provocado por el sistema de aterrizaje automático: El 25 de Febrero de 2009 el vuelo 1951 de Turkish Airlines se estrelló a 1500 metros de la pista del aeropuerto de Amsterdam Schiphol. Según el informe, el accidente fué provocado por un fallo en uno de los radioaltímetros que indicó que el avión se encontraba a 8 pies (2.5 metros) del suelo cuando en realidad estaba todavia a casi 2000 pies (590 metros). El sistema se autoconfiguró inmediatamente para la toma cortando gases y haciendo que el B737-800 entrara en pérdida sin que los pilotos (que ademas volaban a ciegas por la baja visibilidad a causa de niebla) tuvieron tiempo de recuperar velocidad y altura.

 

¡Gracias a Daniela Torres por el aviso!


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada